Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Más información. cerrar

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

La estación de Chamberí  fue inaugurada el 17 de octubre de 1919, formaba parte de la línea 1 de metro y era una de las ocho estaciones que conformaban originariamente la red de metro de Madrid.

 Imprimir 

La estación de Chamberí  fue diseñada por el arquitecto Antonio Palacios,  que se inspiró en el aspecto de las estaciones parisinas de la época. Para atenuar la posible reticencia del público a utilizar el transporte subterráneo, que era desconocido en España en aquella época, el arquitecto emplea  acabados brillantes, coloristas y luminosos en los espacios en contacto con los viajeros, como vestíbulos, túneles de paso y andenes, utilizando masivamente paños de azulejos y otras piezas cerámicas de color blanco y azul cobalto. Su diseño responde a los criterios de funcionalidad, sencillez y economía. Muchas de las estaciones del metro se convirtieron durante la Guerra Civil, en almacenes e improvisados refugios para los ciudadanos durante los bombardeos aéreos.

En la década de los 60, debido al incremento del tráfico de viajeros, Metro decidió alargar las estaciones de la línea 1, pasando de tener  60 metros a 90 metros, para poder poner en servicio nuevos trenes de mayor capacidad. Ante la imposibilidad técnica de ampliar la estación de Chamberí, por su situación en curva y su proximidad a las de Bilbao (a 310 metros) e Iglesia (a 223 metros), el Ministerio de Obras Públicas decidió cerrarla el 21 de mayo de 1966 y para no perjudicar a los viajeros que utilizaban habitualmente la estación, Metro habilitó nuevos accesos a la parada de Iglesia, en la calle de Sagunto, y a la de Bilbao, en la calle de Luchana, que daban servicio a los usuarios de Chamberí.

Taquilla de entrada

La estación permaneció inutilizada durante más de cuarenta años, reduciendo los trenes su velocidad cuando atravesaban sus instalaciones, a las que se recortaron los andenes para facilitar la circulación. El hecho de que los accesos exteriores se hubiesen tapiado permitió la conservación de muchos de los objetos cotidianos de la época, como carteles publicitarios, tornos, y hasta billetes en las papeleras, aunque los vándalos hicieron de las suyas y prácticamente destrozaron todo el mobiliario de la estación y los carteles publicitarios en el año 2002.

El 31 de agosto de 2006 se iniciaron las obras de restauración de la estación, con vistas a convertirla en museo, y  se creó una nueva entrada a la estación, pues las originales habían desaparecido convertidas en comercios de la zona. El 25 de marzo de 2008 se produjo  su inauguración y su reapertura al público en el marco del programa Andén Cero.

Estación de Chamberí

La visita a la estación de Chamberí es gratuita y consta de dos partes:

  • Un video explicativo de la historia de la estación, que se muestra en lo que fueron las escaleras de acceso a la estación.
  • La propia estación en sí, que ha sido perfectamente restaurada y en la que te parece que te trasladas a los años 50, sobre todo si vienes de alguna de las modernas estaciones de metro actuales.

La estación está habilitada para que se pueda visitar por personas con movilidad reducida, pues cuenta con un ascensor en la entrada y rampas habilitadas para subir y bajar al andén de la estación.

Estación de Chamberí

Como anécdota final, indicar que la estación ha servido como plató de cine en el año 1998 para la película Barrio, de Fernando León, y en el 2010 para la película Pájaros de Papel, de Emilio Aragón.

Horarios

  • De martes a viernes de 11 a 19 horas
  • Sábado, domingo y festivos de 11 a 15 horas
  • Lunes cerrado

Como llegar

  • Metro: Iglesia, Bilbao
  • Autobuses: 3,40,147


Otros lugares de interés y rutas cercanas: