Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Más información. cerrar

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

El parque El Capricho, que se encuentra situado en la Alameda de Osuna, al noreste de la ciudad, cuenta con una superficie de 14 hectáreas. A pesar de ser uno de los jardines más bellos de Madrid es bastante poco conocido por sus habitantes, lo que le convierten en un sitio ideal para darte un precioso paseo sin sufrir aglomeraciones.

 Imprimir 

El palacio y el jardín de El Capricho fueron mandados construir por María Josefa Pimentel, duquesa de Osuna (1752-1834), casada con el noveno duque de Osuna, Pedro Téllez-Girón. Fue una de las damas más importantes de la nobleza de la época, y mecenas de toreros, intelectuales o artistas como Francisco de Goya, que la realizó bastantes pinturas por encargo, siendo algunas de ellas colocadas en las paredes de este nuevo palacio.

En el año 1783 los Duques de Osuna compran un terreno en las afueras de Madrid para construir una finca de recreo. Un año después, el arquitecto de la corte, Pablo Boutelou, expuso un proyecto inicial para el jardín y  encargó el diseño de los jardines al arquitecto Jean-Baptiste Mulot, proveniente de la corte francesa. Empezó a construirse en 1787 y se terminó su construcción en 1839, por lo que la duquesa, que falleció en 1834, no pudo ver completamente concluido el recinto.

La duquesa ordenó construir estanques, que conectaban el canal principal que recorre el parque con el salón de baile, que es donde se llevaban a cabo las fiestas que daba. Este edificio se levanta sobre un pequeño manantial (donde se puede observar la figura de un jabalí que permanece bajo un arco mirando hacia el riachuelo), del que se surtía de agua el resto del parque. Además, hizo plantar miles de ejemplares por todo el lugar de su flor favorita, la lila.

Parque El Capricho

En la invasión francesa de 1808, el recinto pasa a ser propiedad del general francés Agustín Belliard, quien parece ser que utilizó las instalaciones para sus tropas.

Posteriormente, tras la retirada del ejército francés, el lugar volvió a manos de la duquesa, quien llevó a cabo una reforma del mismo. Se repoblaron arbustos, y se construyó el casino de baile o palacete mencionado en 1815, obra de Martín López Aguado.

En 1834, tras la muerte de la Duquesa de Osuna, la propiedad del recinto fue heredada por su nieto, Pedro Alcántara, quien encarga también a López Aguado nuevas construcciones, como una zona de exedras en la Plaza de los Emperadores, dedicadas a su abuela, que como el resto, se encuentran rodeadas de abundante vegetación.

Parque El Capricho

Tras la muerte de Pedro Alcántara, en 1844, el jardín es cedido a su hermano, quien lo descuida enormemente y termina siendo subastado 38 años después para poder saldar sus deudas. Pasó entonces a manos de la familia Baüer, que a pesar de que mantuvieron el paraje en un aceptable estado de conservación fueron poco a poco vendiéndose sus pertenencias.

Durante la República fue declarado Jardín Histórico, y durante la Guerra Civil se construyeron en el jardín varios bunkers y refugios antiaéreos subterráneos, en los que se encontraba el Estado Mayor del Ejército del Centro, comandado por el general Miaja. En los alrededores del palacio todavía emergen restos de respiraderos de los refugios.

Parque El Capricho

En 1943, fue declarado Jardín Artístico. Tras décadas de relativo abandono, en 1974 fue comprado por el Ayuntamiento de Madrid, en 1985 fue declarado Bien de Interés Cultural y un año después se comienza la restauración del jardín, trabajo que en el año  2001 le valió el diploma Europa Nostra.

A la hora de visitar el parque El Capricho, hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • El jardín sólo permanece abierto sábados, domingos y festivos.
  • Se ha establecido un número máximo de visitantes en el interior del jardín, por tal motivo no suele haber aglomeraciones dentro del mismo pero puede ocurrir que a determinadas horas nos toque esperar un rato para poder acceder al recinto, aunque la cola suele ser bastante rápida.
  • No está permitida la entrada con comida, balones o animales de compañía, ni aunque se lleven atados.

Tarifas

La entrada al parque es gratuita.

 

Horario de apertura

El jardín sólo permanece abierto sábados, domingos y festivos.

  • Verano (de abril a septiembre): De 9 a 21 horas
  • Invierno (de octubre a marzo): de 9 a 18:30 horas
  • Cerrado: 1 de enero y 25 de diciembre.

Durante los días con actuaciones el parque cierra a las 15:00 horas.

 

Transporte público

  • Metro: Línea 5, estación “El Capricho”.
  • Autobús: Líneas 101, 105 y 151

Otros sitios de interés cercanos: