Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Más información. cerrar

5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Media: 5.00 (2 Votos)

En el centro de Madrid existe un lugar donde todavía es posible disfrutar de la naturaleza y de la calma. El Real Jardín Botánico es una caja de sorpresas para quien se acerque a él porque está repleto de hermosos rincones, que contemplan más de dos siglos de historia, donde perderse y disfrutar de una agradable velada.

 Imprimir 

El 17 de octubre de 1755, Fernando VI ordenó la creación del Real Jardín Botánico de Madrid, que se instaló en la Huerta de Migas Calientes, en las inmediaciones de lo que hoy se denomina Puerta de Hierro, a orillas del río Manzanares. Contaba con más de 2000 plantas, recogidas por José Quer, botánico y cirujano, en sus numerosos viajes por la Península u obtenidas por intercambio con otros botánicos europeos.

A partir de 1774, Carlos III dio instrucciones para su traslado al actual emplazamiento del paseo del Prado, donde se inaugura en 1781. Sabatini -arquitecto del Rey- y Juan de Villanueva al que debemos el Museo del Prado, el Observatorio Astronómico y otras obras- se hicieron cargo del proyecto. En la segunda mitad del siglo XVIII y bajo la protección directa de la Corona, la botánica española vivió una época de inusitado esplendor. En esos años se construyeron las tres terrazas escalonadas, se ordenaron las plantas según el método de Linneo -uno de los botánicos más importantes de la Historia- y se construyeron también la verja que rodea el Jardín, los emparrados y el invernáculo llamado Pabellón Villanueva -en el que se encuentra la cátedra donde impartió sus clases Antonio José Cavanilles.

Entrada al Jardín Botánico

Desde su creación, en el Real Jardín Botánico se desarrolló la enseñanza de la Botánica, se auspiciaron expediciones a América y al Pacífico, se encargaron los dibujos de grandes colecciones de láminas de plantas y se acopiaron importantes herbarios que sirvieron de base para describir nuevas especies para la Ciencia.

En 1808, la Guerra de la Independencia trajo al Jardín años de abandono, en los que son destacables los esfuerzos de Mariano de La Gasca por mantenerlo dentro de las corrientes científicas europeas.

En 1857, siendo Mariano de la Paz Graells director del Real Jardín, se realizaron reformas importantes que aún perduran, como el invernadero que lleva su nombre y la remodelación de la terraza superior. También en época de Graells se instaló un zoológico, que doce años más tarde, siendo ya director Miguel Colmeiro, se trasladó al Jardín del Buen Retiro.

Estatua a Carlos III, fundador...

En la década de 1880 a 1890, el Jardín sufre importantes pérdidas. En 1882 se segregan dos hectáreas para construir el edificio que actualmente ocupa el Ministerio de Agricultura, con lo que su superficie queda ya reducida a las ocho hectáreas actuales. En 1886, un ciclón derribó en su recinto 564 árboles de gran valor.

En el primer tercio de nuestro siglo se inician con seriedad las investigaciones en el campo de la micología, y adquieren un elevado nivel las desarrolladas en el de la micromicetología. En 1939, el Real Jardín Botánico pasa a depender del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

En 1942 es declarado Jardín Artístico. En 1974, tras décadas de penuria y abandono, fue cerrado al público para abordar profundas obras de restauración, que acabaron devolviéndole su estilo original.

Detalle de unas rosas del jard...

En 1981, coincidiendo con el bicentenario de su traslado, fueron inauguradas las reformas por SS.MM. los Reyes de España. En 1993 SS.MM. los Reyes inauguraron el moderno invernadero de exhibición.

En la actualidad, la colección de árboles del Jardín reúne cerca de 1500 ejemplares y posee  la mayor colección de plantas vivas de España y uno de los mejores herbarios de Europa.

En cualquier época del año, el Jardín ofrece al visitante la oportunidad de conocer y disfrutar de una variada colección de plantas exóticas procedentes de zonas climáticas muy diversas. Todas estas plantas viven en los invernaderos del Real Jardín Botánico.

Invernadero de especies desért...

El invernadero Santiago Catroviejo Bolibar está distribuido en 3 secciones: desértica, subtropical y tropical, que reproducen las condiciones ideales de luz, humedad y temperatura para su desarrollo.

La estufa de Graells o de Las Palmas es un antiguo invernadero construido en el siglo XIX para exhibir plantas que no resistían las condiciones climáticas del exterior. Actualmente, reúne plantas tropicales, acuáticas, helechos, musgos, que necesitan un grado de humedad constante y el calor del sol.

La colección de bonsáis del Real Jardín Botánico fue donada en 1996 por el ex presidente del Gobierno D. Felipe González Márquez, y desde 2005 se exhibe en la Terraza de los Laureles, espacio creado expresamente para este fin.

Se considera el conjunto más importante de especies autóctonas ibéricas con 61 ejemplares de tejo, sabina negra y albar, acebuche, alcornoque, encina, haya, lentisco, boj, majuelo y olmo entre otros.

Terraza de los Laureles y expo...

También cuenta con un grupo de especies procedentes de Japón, China, Canadá y Sudamérica, algunos de los cuales han sido preparados por destacados maestros japoneses del bonsái, como Saburo Kato y Kimura y, que fueron regalados al ex Presidente por jefes de Estado y de gobierno.

Horario

Horario de apertura: 10:00h.

Horario de cierre:

ene-feb marzo abril may-jun-jul-ago sept octubre nov-dic
18:00h 19:00h 20:00h 21:00h 20:00h 19:00h 18:00h


Tarifas (año 2015)

  • Billete ordinario: 3 €
  • Reducción del 50%: carné de estudiante o sus correspondientes internacionales
  • Grupos: 0,75 € para grupos de 10 o más personas, previa reserva.

Exentos de pago:

  • Menores de 10 años, mayores de 65 años.
  • Profesores debidamente acreditados.
  • Grupos de estudiantes de Enseñanza Obligatoria (con reserva previa).
  • Personal adscrito a Instituciones del CSIC.
  • Amigos del Jardín.

Medios de transporte:

  • Autobus:
    • Paseo del Prado: 10, 14, 27, 34, 37, 45
    • Plaza del Emperador Carlos V: 6, 19, 26, 32, 59, 85, 86, C1, C2
    • Plaza de Cibeles: 1, 2, 202, 3, 5, 9, 15, 20, 51, 52, 53, 74, 146, 150
  • Cercanías RENFE Atocha / Chamartín:
    • C-3 Chamartín/ Aranjuez, estación Atocha
    • C-4 Chamartín/ Parla, estación Atocha
    • C-5 Móstoles del Doto / Atocha / Fuenlabrada / Humanes
    • C-8 Atocha / Villalba
    • C-8a Atocha / El Escorial
    • C-8b Atocha / Cercedilla
    • C-10 Villalba / P.Pío / Atocha / Chamartín / Tres Cantos
  • Metro
    • Línea 1 -Pinar de Chamartín/Valdecarros, estaciones de Atocha y Atocha Renfe
    • Línea 2 - Cuatro Caminos/La Elipa, estación de Banco de España
  • Automóvil
    El Real jardín Botánico no dispone de servicio propio de aparcamiento para el público. Los aparcamientos públicos más próximos son los siguientes:
    • Estación de Atocha, Plaza Emperador Carlos V s/n, 28012 Madrid
    • Plaza Cortes, Plaza Cortes, 5 - 28014

Información obtenida de la Web oficial del Real Jardín Botánico de Madrid

Otras rutas y sitios de interés cercanos: